Inicio Viajes Los mejores lugares del mundo para comer

Los mejores lugares del mundo para comer

0
Compartir

Restaurantes convencionales, algo aburrido para quien tiene un espíritu aventurero y busca emociones fuertes también mientras se lleva algo a la boca. Hay gente que pensará que es una locura probar algunos platos cuando uno está totalmente más concentrado en lo que ocurre alrededor que en lo que tiene en el plato. Sin embargo, cada vez son más los negocios que buscan impresionar al cliente ofreciendo alternativas de lo más variopintas.

A continuación tienes toda una serie de lugares creados con el objetivo de impresionar a todo aquel que busque algo más que estar en una ‘simple’ mesa y con una copa de vino blanco. Si te gusta vivir aventuras muy diferentes a lo que estás acostumbrado, ¡llama y reserva! Seguro que están muy solicitados.

1El volcán Thrihnukagigur como escaparate

Una de las experiencias más especiales que se pueden tener, comer un plato típico islandés en el lugar en el que la lava hizo estragos alguna vez en su vida. Está activo pero hace muchos años que no entra en erupción.

Comer en un lugar como este ofrece unas vistas de gran parte de la isla envuelta por el océano atlántico. No se sabe lo buena que estará la comida, -aquí entran en juego los gustos de cada persona-, pero lo que es seguro es que será una comida que recordarás por mucho tiempo.

2Las Maldivas rodeado de tiburones

Hace unas semanas hacíamos un curioso repaso acerca de los lugares que podrían desaparecer en los próximos años a consecuencia del trato que hace el ser humano sobre la naturaleza. Las Maldivas estaban dentro de esa triste noticia por lo que también se perdería el atractivo de uno de los restaurantes más curiosos del mundo.

¿Cenar entre tiburones? Así es. Un restaurante de una de las islas ofrece un menú mientras los comensales disfrutan de unas vistas aterradoras con la seguridad que da la existencia de un cristal. Comida internacional será lo que más se demanda en este lugar y es que a decir verdad, viven en cierto modo del turismo extranjero que se acerca a disfrutar de las aguas cristalinas.

3La isla de Tasmania a pie de playa

El hotel más lujoso de la isla situada en el oeste del continente africano te da la posibilidad de disfrutar de una cena de lo más inusual. Tan solo necesitarás que tú y tu acompañante y una guía práctica de cómo coger los bivalvos frescos que habitan en la orilla.

Además, se dispone de un camarero especializado en este tipo de degustaciones para ofrecer un servicio a la altura de las expectativas. Pensándolo bien, no hay nada más fresco que conseguir tú mismo las piezas que vas a disfrutar después.

4Casa del árbol en las islas Seychelles

Otro de los lugares aparecidos en aquella lista tiene su representación también aquí. Las islas Seychelles tienen un ‘rinconcito’ para tener una cita romántica en la que enamorar a la otra persona. Este curioso restaurante está situado nada más y nada menos que en un árbol. La estructura es prácticamente hecha a base de madera y ofrece todo lo necesario para convertiirse en una experiencia inolvidable para los comensales.

Está situada en uno de los hoteles que llenan las islas de turistas adinerados. El menú se adapta a las opciones culinarias que el chef mejor sabe combinar para ofrecer unos platos dignos de un servicio de calidad superior.

5Limestone Cave en Italia

Cenar entre acantilados, esto es lo que se propusieron hace ya algunos años en una localidad del ‘país de la bota’. ¿Existe un lugar más bonito para celebrar un evento especial? Lleva operativo muchos años y pese a que pueda parecer peligroso, nunca ha ocurrido un accidente.

Cenar en un lugar así a sabiendas que bajo el suelo las olas rompen con una virulencia desproporcionada debe ser uno de los placeres más gratificantes de toda Italia.

6Cenar en las alturas

Sí, una empresa ofrece esta alternativa loca y solo realizable para los más valientes. Si sufres de vértigo… Ni se te ocurra intentarlo, lo más probable es que la comida termine saliendo por donde ha entrado.

Para todo aquel que se atreva sí que es bueno decir que la compañía encargada de la realización de este tipo de actividad tiene presencia en multitud de países por lo que mañana mismo podrías estar viviendo una aventura que recordarás por mucho tiempo.

7Cenar en las ruinas de Angkor Wat

Más de 11.000 dólares cuesta pasar esta estancia en las ruinas de un antiguo templo budista. Una cena que incluye hasta las bendiciones de un monje no podría ser barata. A cambio se dispone de unas vistas espectaculares rodeadas de un paraje sin igual en tierras camboyanas.

Es el templo más grande jamás construido en Camboya por lo que posee una tradición milenaria para los practicantes de esta religión. Puede que muchos no tengan los recursos necesarios pero si alguien tiene fe pagará tal cantidad.

8Comer literalmente sobre una roca en mitad de la playa

Se llama The Rock y lo cierto es que no se podría haber escogido un nombre más apropiado. Está unos cuantos metros adentrado en la orilla del océano índico y cuando sube la marea los comensales deben subir o bajar en barca, servicio que ofrece el restaurante.

Es lógico pensar que la gastronomía que se sirve en este lugar está estrechamente relacionada con el mar y los productos más típicos que se pescan en estas aguas, ya sean pulpos, crustáceos y moluscos varios.

9Comer junto a una cascada en Filipinas

Labassin, así se llama este restaurante situado a dos horas de Manila, capital de Filipinas. Ofrece un servicio que no puede igualar la competencia, la posibilidad de darse un baño mientras el agua de una cascada natural recorre tu espalda. Este lugar posee una serie de mesas que están literalmente sobre el agua, estando éstas siempre a poca profundidad.

¿Cómo está permitido? Solo un fallo podría resultar en catástrofe ya que el agua está regulada por una presa que controla el agua disponible.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here