Inicio Sociedad Las resacas emocionales existen

Las resacas emocionales existen

Un estudio de la Universidad de Nueva York ha conseguido demostrarlo

0
Compartir

Hemos oído hablar mucho de ellas, pero nunca nadie había confirmado su existencia. Ahora, gracias a un estudio realizado por la Universidad de Nueva York, podemos asegurar que la resaca emocional existe. En otras palabras, las experiencias emocionales pueden inducir estados fisiológicos que perduran en el tiempo.

La investigación, publicada por la revista “Natura Neuroscience”, revela que esta “resaca” influye en la forma en que atendemos y recordamos experiencias futuras. “Cómo recordamos los eventos no es sólo una consecuencia del mundo externo que experimentamos, sino que también está fuertemente influenciado por nuestros estados internos, y estos estados internos pueden persistir y cambiar las experiencias futuras”, explica Lila Davachi, autora principal del estudio.

Davichi sostiene además que “la emoción es un estado de ánimo”. “Estos hallazgos ponen de manifiesto que nuestra cognición está muy influenciada por las experiencias anteriores y, específicamente, que los estados cerebrales emocionales pueden persistir durante largos periodos de tiempo”, declara esta profesora asociada del Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York.

resaca-emocional

Para demostrar que los estados cerebrales influyen en experiencias futuras, los investigadores pidieron la colaboración de varios sujetos que tuvieron que ver una serie de imágenes que estimulaban su excitación. Aproximadamente treinta minutos después, vieron también una serie de escenas no emocionales. Al mismo tiempo, otro grupo veía las mismas imágenes en el sentido contrario: primero las no emocionales y después las emocionales.

Durante todo el proceso, los voluntarios estuvieron controlados. Su excitación fue medida en la conductancia de la piel, y la actividad cerebral mediante resonancia magnética funcional. Tras seis horas, todos los participantes realizaron una prueba de memoria sobre las imágenes que habían visto.

Las conclusiones mostraron que los sujetos que habían presenciado antes los estímulos emocionales tuvieron un mejor recuerdo a largo plazo de las imágenes no emocionales. Los resultados de las resonancias, por otra parte, evidenciaron que los estados cerebrales y efectos asociados a dichas experiencias emocionales se prolongaron hasta treinta minutos después

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here