Siete trucos fáciles para perder el miedo a volar

Siete trucos fáciles para perder el miedo a volar

Estos consejos te ayudarán a reducirlo.

0
Compartir

A pesar de que cada día hay más y más vuelos y de que está demostrado que los aviones son uno de los medios de transporte más seguros que existe, son muchas las personas que le siguen teniendo miedo a volar.

En algunos casos es verdadero pánico, y el mero hecho de pensar en un avión volando consigue que cualquier mínima intención de subirse a uno se quede en eso, solo una intención.

Pero como todo miedo o fobia, todo está en la mente, o al menos eso es lo que nos dicen los expertos. Expertos como Christopher Paul Jones, un practicante que ha revelado una serie de trucos sencillos para engañar a la mente y olvidar el miedo a volar, que han recogido en MailOnline.

1. Encuentra la causa real del miedo

El primer paso es tratar de identificar la verdadera causa del miedo. El miedo a volar no existe “porque sí” en la mayoría de los casos, sino que hay una razón lógica para ello. En algún momento de la vida de una persona con miedo a volar, relacionó de alguna forma el peligro con un vuelo en avión.

Puede venir a raíz de una tragedia en un vuelo de avión que ha visto en las noticias, o incluso por una película. La clave es buscar en la memoria y recordar qué es lo que activó el miedo a volar.

2. Desafía tus creencias

El segundo paso es buscar el choque frontal con nuestro miedo, respondiendo a esta pregunta: ¿Qué pensamiento es el que me hace sentir miedo a volar?

Por lo general, cuando se tiene un miedo o fobia, se suele enfocar el pensamiento que lo causa en algo muy concreto. En este caso, podría ser el hecho de que un motor deje de funcionar, o las turbulencias, o que el avión no tenga suficiente combustible.

Y acto seguido, hay que responder a otra pregunta: ¿Qué pensamiento es el que hace que ya no tenga miedo? Puede ser el momento del aterrizaje, cuando ya hemos tocado tierra, o simplemente pensar que vamos leyendo una revista, escuchando música o durmiendo tranquilamente en pleno vuelo.

3. Crea una nueva respuesta estimulante

Según Jones, el dicho que reza que “el amor y el odio no pueden existir en el mismo lugar” es también válido para el miedo y la calma. Por ello, tenemos que tratar de buscar la calma y no dejar lugar al miedo.

Para lograrlo, el experto aconseja pensar en algún momento de tu vida en el que hayas estado completamente relajado y tranquilo. Por ejemplo, una tarde en la playa o una reunión de amigos.

Cuando estés totalmente centrado en ese momento, debes apretar el puño. De esta forma, se creará un vínculo entre la emoción y el gesto. Ahora, debes repetir esto varias veces para hacer más fuerte el vínculo.

Si lo has hecho bien, el vínculo será tan fuerte que con tan solo apretar el puño, ya sentirás calma y alejarás el miedo.

4. Cambia la imagen que tienes de volar

Jones asegura que “la parte del cerebro que se ocupa de la memoria visual está muy activa cuando ves algo por primera vez. En los acontecimientos del día a día estas primeras imágenes se van olvidando, pero funciona distinto en el caso de una fobia”.

Para cambiar el impacto que causan estas imágenes, se deben modificar en la mente. ¿Cómo sería si hicieras esa imagen más pequeña, o si le quitaras el color?

Imagina que todo funciona al revés, como si estuvieras rebobinando un DVD. Imagina la imagen como un como un pequeño punto, o que tiene las orejas de Mickey Mouse.

Ahora fíjate en lo que ocurre con el miedo cuando juegas con esas imágenes. – Christopher Paul Jones.

5. Aleja el miedo

Jones aconseja aplicar técnicas de liberación emocional para mantenerte relajado. Presionar en algunos puntos de acupuntura mientras piensas en el miedo, puede reducirlo drásticamente.

Toca estos puntos durante 5 segundos cada uno, mientras piensas en un vuelo en avión, y repítelo hasta que la sensación de miedo desaparezca.

  • Mano: Con dos dedos de una mano, toca la zona de tu otra mano con la que darías un golpe típico de kárate.
  • Dedos: Toca cada lado de cada dedo, justo donde empieza la uña.
  • Ceja: Toca en la parte de arriba de la nariz, justo donde empieza una de las cejas.
  • A un lado del ojo: Toca el hueso que rodea la zona exterior del ojo.
  • Bajo el ojo: Toca el hueso que está justo debajo del ojo.
  • Bajo la nariz: Toca la zona que queda entre la zona inferior de la nariz y el labio superior.
  • Barbilla: Toca la zona entre la barbilla y el labio inferior.
  • Clavícula: Toca la zona que une el esternón y la clavícula.
  • Bajo el brazo: Toca la zona inferior del brazo, cerca de la axila.
  • Sobre la cabeza: Con los dedos hacia atrás, toca en la zona central del cráneo.

6. Ponte en contacto con las dos partes del cerebro

Un lado del cerebro se ocupa de la lógica, y otro lado se ocupa de las emociones. Según Jones, si eres capaz de acceder a ambos lados mientras piensas en tu temor, este se reducirá. Pero, ¿cómo se hace esto?

La forma de hacerlo es mirar hacia adelante mientras piensas en tu miedo a volar, y luego mirar lentamente de izquierda a derecha pasando entre el puente de la nariz.

Debes seguir repitiendo este proceso de izquierda a derecha, hasta que la sensación de miedo se reduzca.

7. Controla tus emociones

En definitiva, todo pasa por un control de las emociones. Siguiendo estos consejos, el miedo a volar debería reducirse drásticamente.

Cambiando tus pensamientos e imágenes, te sentirás diferente. Cuantos más cambios logres hacer, te sentirás mejor y la sensación de miedo irá desapareciendo.