Inicio Cultura El auge de los mochileros que piden dinero para pagar su viaje

El auge de los mochileros que piden dinero para pagar su viaje

Puede traer consecuencias perjudiciales para algunos países asiáticos

0
Compartir

Algunas personas se encuentran en la calle mendigando por razones de pobreza, enfermedad y supervivencia pura, motivos de verdadera necesidad por los cuales piden dinero a las personas.

Sin embargo, los mochileros occidentales están cada vez más en la mendicidad, se les puede ver por las calles del sudeste de Asia, con el objetivo principal de financiar sus viajes por todo el continente. Por lo que se hace muy común ver a personas occidentales que piden dinero en Malasia, Hong Kong, Vietnam, Singapur y Tailandia.

Todos esos turistas europeos y americanos que mendigan en el sudeste asiático ya tienen nombre propio: beg-packers, el cual es una deformación entre “backpackers”, que significa mochileros, y “beg”, que es mendigar en inglés.

Es una tendencia que ha causado mucha indignación entre los lugareños, que dicen que los turistas están tomando el dinero de las personas que realmente lo necesitan, con el simple motivo de financiar sus opciones de viajes, lo cual muchos consideran un lujo.

La señora Maisarah Abu Samah, residente en Singapur, publicó unas fotos de personas mendigando en Twitter, donde en una aparecía una pareja sobre una manta extendida en medio de la calle, en efecto, vendiendo postales para financiar su viaje.

Hay otras fotos por las redes sociales donde aparecen jóvenes sentados en la calle tocando música con una guitarra o un violín, incluso hay algunas donde solamente aparecen sentados en el suelo con un cartel.

No obstante, todos llevan un cartel, expresando de una u otra forma, el mismo mensaje: “Estoy viajando por Asia sin dinero; por favor, una ayuda para mi viaje”.

Expresando lo desconcertada que estaba, Maisarah dijo: “Fue la primera vez que veía algo así y me detuvo”. Al parecer los viajeros pueden estar violando algunas leyes sobre la mendicidad callejera en muchos países que visitan.

“En primer lugar, no se ve a mucha gente vendiendo golosinas o tocando música en las calles de Singapur, porque hay reglas estrictas que gobiernan estas actividades”, expresó la señora Samah. Además, cuestionó por qué los turistas que mendigan, a menudo con equipos de viaje muy costosos, necesitaban estar pidiendo dinero.

Por otro lado, dice que si se llegan a ver por casualidad a vendedores ambulantes o artistas callejeros, los cuales normalmente suelen estar en el centro de la ciudad, no es cerca de una parada de autobús en un barrio de clase media. Mucho menos han visto a gente blanca haciendo eso antes, por lo que causa mucha indignación entre los lugareños, viendo dicho acto como una injusticia.

Los jóvenes no son los únicos que se encuentran en dicha práctica, puesto que hay algunas mujeres de la tercera edad que sostienen letreros en Hong Kong, donde escriben: “Por favor, ayuda, necesito dinero para el billete a casa. Gracias”.

Louisa, una mujer que estudió economía política y es ciudadana de Malasia, dijo que los turistas a menudo, cuando se encuentran viajando en un lugar “exótico”, tienden a comportarse como mejor les parezca en el trayecto, muchas veces cometiendo actos indebidos.

La mujer expresó que le gustaría preguntarle a todos esos turistas qué les hace pensar que ese tipo de comportamiento es algo normal en Asia, además del motivo por el cual no hacen eso mismo en su país nativo.

La tendencia crece cada día más, incluso los beg-packers tienen un sitio web, que tiene como nombre Fund My Travel (Financia mi viaje), el cual permite a la gente apelar a las donaciones de caridad para financiar experiencias significativas de viajes.

Dicha plataforma hace que crezca más el monstruo, donde usuarios pueden crear un crowdfunding para financiar su viaje, como lo hicieron David y Sebastian, donde pidieron la extremada cifra de 5.000 dólares para “comer bichos, hacer escalada, buceo y trekking en la jungla”.

Teniendo en cuenta que si no se toman las medidas necesarias puede llegar a unos extremos muy perjudiciales para esos países asiáticos, donde los habitantes no paran de quejarse por el auge de mochileros que se encuentran mendigando para poder viajar, los cuales no tienen ninguna necesidad de hacerlo. Aunque todo suena como algo descabellado, es una situación que crece más y más en el continente de Asia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here