Inicio Sociedad Los refrescos energéticos son más peligrosos que otras bebidas con cafeína

Los refrescos energéticos son más peligrosos que otras bebidas con cafeína

Te explicamos las razones para no tomar más bebidas energéticas

0
Compartir

El consumo de cafeína es una cuestión muy preocupante, pues la mayoría de bebidas azucaradas contienen algunos gramos de esta droga. Sin embargo, hay una variante que hace mucho más daño que la cafeína por sí sola, y se trata de las bebidas energéticas.

Un reciente estudio encontró que la ingesta de 4 bebidas energéticas resulta en cambios anormales en la presión arterial y el ritmo cardíaco por un periodo mínimo de dos horas.

En el experimento, los científicos descubrieron que poco menos de un litro de bebidas energéticas vendidas comercialmente producen estos profundos cambios. La bebida con la que desarrollaron el estudio contenía 108 gramos de azúcar (aproximadamente 27 cucharadas) y 320 mg de cafeína –cerca del límite diario recomendado–.

El impacto de las bebidas en el corazón fue considerablemente mayor que el beber la misma cantidad de cafeína, pero sin azúcar y otras sustancias añadidas. La doctora Emily Fletcher, co-autora de la investigación, dijo:

“Decidimos estudiar las bebidas energéticas y su potencial impacto a la salud del corazón porque investigaciones anteriores han demostrado que el 75% del personal militar de la base consume bebidas energéticas.”

Entre las consecuencias más preocupantes de la ingesta de bebidas energéticas está la arritmia, que en muchos casos es mortal:

“Si el intervalo de tiempo en el que el corazón bombea sangre –que se mide en milisegundos– es demasiado corto o demasiado largo, puede causar que el corazón lata de forma anormal. Las arritmias resultantes pueden ser potencialmente mortales”

Fletcher indica que hay algunos medicamentos que afectan el bombeo del corazón 6 milisegundos, y que ya tienen advertencias sobre el efecto que pueden tener, sin embargo, las bebidas tienen un mayor impacto. Por lo que este es un asunto muy preocupante.

“Los que consumieron las bebidas energéticas aún tenían la presión arterial ligeramente alta después de seis horas”.

Sin embargo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria reconoció la extrañeza del estudio, ya que la cafeína usada en las bebidas energéticas no es diferente a la usada en cafés y tés; por lo que estos efectos bien podrían ser causados por la combinación de las distintas sustancias incluidas en esta clase de bebidas azucaradas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here