Inicio Cultura Desmontamos ocho mitos sobre las dietas

Desmontamos ocho mitos sobre las dietas

0
Compartir

En muchas ocasiones nos dejamos llevar por lo que nos dicen conocidos cercanos a la hora de llevar a cabo una dieta. Sin lugar a dudas, lo mejor siempre es acudir a un especialista para que nos aconseje acerca de lo que debemos hacer para mantener la línea, reducir alguna talla de más o, simplemente, mejorar nuestra calidad de vida a base de una cantidad óptima de alimentos y una recomendable proporción.

Sin embargo, la teoría viene muy bien pero en muchos casos le pedimos la dieta a nuestro amigo o vecino o nos dejamos llevar por lo que nos dicen sin que haya una evidencia científica que lo soporte. Con el paso del tiempo, estos mitos han persistido, creando una idea confundida en torno a ciertos alimentos y prácticas que no nos llevarán a una pérdida efectiva de ese kilo que nos queremos quitar.

Así pues, a continuación descubrirás qué es lo que hay detrás de esas ideas tan extrañas que seguro te han comentado alguna vez. Así que ya sabes, ¡para la próxima infórmate antes de tomar una decisión que te haya dicho alguien inexperto en la materia!

1El apio tiene calorías “negativas”

Durante mucho tiempo se ha creído que se podía adelgazar incrementando el volumen de comida. El ingrediente que aparentemente permitía esto era el apio. Sin embargo, se ha comprobado que esto no es cierto.

De hecho, el apio, como cualquier otro alimento, cuando se ingiere, necesita quemarse para no incrementar el peso de la persona que lo ha consumido. Sin embargo, sí que es cierto que el cuerpo humano lo digiere muy rápido. Eso, añadido a que un apio de unos 15 centímetros suele contar con unas 5 calorías de media, lo convierte en un fiel producto a tener en cuenta en cualquier dieta.

2No comer después de las 7 de la tarde acelera la pérdida de peso

Más importante que la hora del día en que se come, es qué come y en qué cantidad. Al fin y al cabo, la fórmula del adelgazamiento es muy sencilla. Para bajar algún que otro kilogramo en la báscula debe haberse consumido en un día menor proporción que lo que se ha consumido gracias a la práctica deportiva.

Lo que sí que se ha descubierto gracias a diversos estudios es que, por ejemplo, el azúcar se metaboliza mejor durante el día que durante la noche por lo que no se recomienda ‘pasarse’ más allá de las 7 de la tarde por término medio.

3Beber agua antes de las comidas hace perder más peso

Beber agua durante las comidas es positivo ya que contribuye a mejorar la digestión. Sin embargo, no queda muy claro qué efectos puede haber acerca de la pérdida de peso. Según se pudo observar, sin embargo, en un estudio llevado a cabo, sí que podría tener una pequeña repercusión pero no es suficiente como para creer que esto funciona.

Un estudio elaborado con adultos con obesidad fue separado por la mitad. Un grupo debía beber 500 ml del agua 30 minutos antes del desayuno, del almuerzo y de la cena, mientras que la otra mitad no debía realizar tal paso. Ambos grupos perdieron peso durante 12 semanas pero los del grupo que bebían medio litro de agua antes de cada comida perdió una media de 1,3 kg más que el grupo que no lo hacía.

Así pues, esta ínfima pérdida de peso a causa de beber antes de las comidas no es relevante como para seguir practicando esta mala costumbre.

4Las dietas cetogénicas son mejores que otras dietas

En la mayoría de las dietas cetogénicas, los hidratos de carbono se limitan a un máximo de 50 gramos por día. De este modo, podría pensarse que la pérdida de peso vendría directamente producida porque se quema la grasa para obtener energía.

Sin embargo, estudios organizados por entidades de prestigio y conocimiento en la materia afirmaron encontrar pérdidas de peso ligeramente mayores de 900 gramos en los que siguieron una dieta cetogénica en comparación con una dieta baja en grasas.

Por otro lado, este tipo de dietas únicamente deberían llevarse a cabo bajo prescripción médica o por recomendación expresa de un dietista ya que su baza principal reside en la eliminación de un componente que puede llegar a ser muy importante para el organismo.

5El chicle acelera la pérdida de peso

Quizás no lo conocías pero lo cierto es que el mito reside en algo que podría tener su lógica. El chicle, al mascar, puede enviar señales al cerebro de que hemos comenzado a comer. Esto, pasados unos minutos, debería provocar saturación, eliminando durante unas horas las ganas de comer. Ahora bien, ¿esto ocurre en la realidad? Lo cierto es que no.

A modo de desenmascarar un mito, se llevó a cabo un estudio que tenía contaba con una muestra de un total de 60 voluntarios. La clave del proyecto era testificar que se producía una reducción de las ganas de comer a consecuencia de mascar chicle. De hecho, con el objetivo de reducir posibilidades, hicieron varias pruebas, incluyendo unos con texturas más duras y otros más blandos.

De forma muy curiosa, los resultados mostraron que había una relación minúscula para aquellas personas sin sobrepeso pero que tenía efectos contraproducentes con aquellas personas con varios kilogramos de más. Es decir, el colectivo más vulnerable se veía más perjudicado aún mascando chicle.

6No comer antes de hacer ejercicio para quemar más grasa

Este es, sin duda, uno de los mitos más extendidos. ¿Qué hay detrás de la práctica deportiva y el consumo de calorías? ¿Merece la pena no comer antes de la realización de un esfuerzo físico? Tal y como podrías imaginar, un estudio detrás tiene la respuesta.

El ayuno antes del ejercicio dio una tasa de quema de grasa 15% mayor durante el ejercicio en comparación con la prueba en la que sí que se había desayunado. Sin embargo, esto no es concluyente puesto que haber desayunado condujo a un 20% más de gasto de energía total en comparación al ayuno. Si además de ello, hay que sumar que se debe ingerir dicha cantidad después, se puede determinar que no hay una correlación expresa de pérdida de peso asegurada.

7El té verde acelera el metabolismo

Un total de 15 estudios llevados a cabo sobre adultos con sobrepeso u obesidad examinaron el impacto del té verde en la pérdida de peso y el mantenimiento del peso, no encontrando efectos significativos a largo plazo. Al menos, no pudieron determinar que había una relación entre la pérdida natural a consecuencia de toda una serie de medidas con la inclusión de este alimento.

Aún así, otros estudios han afirmado que este ingrediente podría mejorar, en una pequeña proporción, los resultados. Ahora bien, ¿tiene un valor significativo? Lo cierto es que no así que si no te gusta… No pasa nada si lo quieres eliminar de la dieta.

8Comer pomelo derrite la grasa

Pomelo, toronja… Tiene diferentes acepciones pero ninguna de ellas contribuirá, al menos en términos científicos, a una reducción del peso. Casualidad o no, está incluido en la mayoría de las dietas milagro que tanto ha funcionado a la gente de a tu alrededor. Sin embargo, si han adelgazado… No será por la contribución expresa de este producto.

Un estudio elaborado en 3 fases diferentes determinó que el mito era absolutamente falso. Esta fruta no ejerce nada sobre la grasa directamente así que no, ¡no la derrite! ¿Creías que iba a ser tan fácil perder peso? Una dieta estricta y equilibrada y la práctica deportiva con esfuerzo es lo razonable si lo que se quiere es perder unos kilos de más. ¡Ánimo, aún llegas a la Operación Bikini!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here