Las discusiones matrimoniales son más traumáticas para los niños que el divorcio

Las discusiones matrimoniales son más traumáticas para los niños que el divorcio

Lo peor no es la separación, sino los momentos previos al divorcio

0
Compartir

Investigadores de la Universidad de York realizaron un estudio con 19.000 niños nacidos en el Reino Unido, donde dicen que los hijos de padres divorciados son dañados por las discusiones durante el matrimonio, no cuando ya se divorcian.

Alrededor del 30% de los niños son más propensos a tener problemas de comportamiento, en consecuencia de que han sido testigos de las discusiones en el hogar.

Además, el rendimiento académico en la mayoría de los jóvenes es muy bajo, debido a que las capacidades cognitivas se ven muy afectadas, puesto que, no tienen las habilidades necesarias para el procesamiento de la información, la percepción, memoria, resolución de problemas, comprensión, entre otras.

Gloria Moroni, investigadora que llevo a cabo la investigación, dijo: “El conflicto entre los padres puede ser aún más perjudicial para el desarrollo de un niño que el propio divorcio de los padres.”

Los hijos de padres divorciados tienen muchas probabilidades de tener dificultades con los compañeros, tener problemas en las experiencias sentimentales y no obtener éxito en el trabajo, según la investigación.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, todas esas dificultades que presentan son causadas en su totalidad por las características pre-divorcio de la familia.

No cabe duda que el divorcio es un proceso duro para los hijos, pero es recomendable no involucrar a los niños o adolescentes en una situación de discusión entre parejas, ya que son problemas y decisiones de adultos. Lo mejor es buscar una solución antes de pelearse y poder evitar el sufrimiento de los hijos, ya que, lo peor no es la separación, sino los momentos previos.