La razón por la que ganar peso es mucho más sencillo que...

La razón por la que ganar peso es mucho más sencillo que perderlo

Para perder sólo un kilogramo debemos gastar 7.000 kcal

0
Compartir

Seguro que en algún momento has pensado lo mucho que cuesta perder peso, pero en cuanto te descuidas vuelves a ganar esos temidos gramos de más. A pesar de que en algunos casos es cuestión de genética, en la mayor parte se trata de los hábitos alimenticios y deportivos del individuo.

Cabe resaltar que los hábitos alimenticios son de carácter individual y cambian de un día para otro, ya sea porque te saltaste una comida, comiste más o incluso menos que el día anterior, entre otros motivos.

Sin embargo, te traemos la razón por la cual recuperar el peso es mucho más sencillo que perderlo.

Como sociedad nos hemos convertido en un cableado para esperar que todo se haga rápidamente. Siempre se desea que el éxito sea inmediato en todo lo que se hace, queremos que se cumplan nuestros deseos y necesidades sin demora.

Si hacemos algunos cálculos, se supone que para perder sólo un kilogramo debemos gastar 7.000 kcal, realmente una cantidad nada despreciable. Por tal motivo, para perder más o menos la barriguita que nos atormenta tener, hemos de perder unos 3-5 kilos, lo que equivale aproximadamente a 20.000-35.000 kcal.

Con una clase de spinning se pueden quemar unas 700 kcal, por lo que necesitamos de unas 30 a 50 clases para perder ese peso. Esto quiere decir que no es un resultado que se obtenga de inmediato.

Otro punto clave son las dietas de “morirse de hambre”, que ayudan a ralentizar el metabolismo, pero con ellas se está expuesto a muchísima hambre, ocasionando muchas veces que se caiga en la tentación de comer más.

El Dr. Tim Crowe, científico de la nutrición le dio declaraciones a news.com.au, donde expresó: “La influencia de hambre en la recuperación del peso es tres veces más fuerte que una ralentización del metabolismo”.

Ahora vayamos al otro extremo, donde ya se ha perdido el peso deseado y en poco tiempo se vuelve a recuperar, ocasionando gran descontento al ver el esfuerzo perdido. No obstante, muchas veces en esas situaciones no se piensa lo que se realizó después de llegar a la meta, porque simplemente se deja hasta ahí el asunto de perder peso.

Se olvidan de las preocupaciones del peso y empiezan a comer un par de trozos de tarta de chocolate de más, por lo que ya tienen 700 kcal de sobra en el cuerpo en tan sólo 5 minutos. Luego, al día siguiente, puede que al cenar, se coma un poco más de la cuenta, al otro día se abusa del alcohol, y así sucesivamente hasta recuperar los kilos que ya se habían dejado atrás.

Todo lleva a la conclusión de que nos cuesta mucho esfuerzo y sudor perder las calorías necesarias para tener la figura soñada, sin embargo, se nos hace muy placentero y muy rápido ganarlas comiendo en exceso, dejando de lado el ejercicio físico. Es por eso que los extremos son tan diferentes. La cuestión recae en los hábitos de perseverancia, porque no se trata únicamente de bajar de peso, también es mantenerlo con una alimentación balanceada y una rutina de ejercicio adecuada.

No hay comentarios

Dejar una respuesta