Inicio Sociedad Tienes que cambiar estos hábitos si quieres tener éxito

Tienes que cambiar estos hábitos si quieres tener éxito

Algunos son fáciles; otros, no tanto

0
Compartir

El éxito es diferente para todos. Algunas personas serían felices trabajando y teniendo una vida cómoda junto con su familia, mientras que otros buscan el poder y el dinero en una proporción mayor, y esto no es malo, sólo diferente.

Por eso es por lo que éxito es muy buscado por todos, pero para alcanzarlo debemos dejar de lado varias comodidades y empezar a actuar, ya que la acción trae resultados.

Hay muchos hábitos que tienes que cambiar para lograr tus metas más grandes, pero esta vez te presentaremos los 16 hábitos más importantes que debes cambiar si quieres alcanzar el éxito.

Malos hábitos

Todos tenemos malos hábitos o vicios, que, aunque sean a escondidas, puede traernos problemas a largo plazo. Sí, no hay nada de malo en disfrutar de una tentación de vez en cuando, pero hay que renunciar a un estilo de vida poco saludable si quieres alcanzar el éxito.

Ver demasiada televisión, no comer una dieta equilibrada, no hacer ejercicio o no tener las horas indicadas de sueño reducen tu productividad. Y si no eres productivo, entonces, ¿cómo alcanzarás el éxito?

Hacer todo por ti mismo

No importa lo inteligente, el conocimiento o la dedicación que tengas, no es posible hacerlo todo por tu cuenta. De hecho, es una de los comportamientos mayoritarios que impiden que las personas tengan éxito. Así que, es importante darte cuenta de la importancia de la delegación de trabajo.

Pero es más importante saber con quién te rodeas, ya sea mediante una contratación para encontrar individuos con talento o con el conocimiento en áreas que no manejas, de modo que puedas siempre ir hacia delante.

Excusas

La gente exitosa no culpa a su situación económica, las debilidades o fracasos del pasado. Ellos se hacen responsables de sus problemas. Y, en lugar de hacer excusas, se centran en hacer las cosas lo mejor posible.

Ir por el camino fácil

Todos hemos sido culpables de perseguir el “acceso” directo al éxito. Sin embargo, elegir esa dirección es incorrecto, ya que nunca funciona. Lograr el éxito no se trata de hacer dinero rápidamente, sino de tener la capacidad de no distraerse por las nuevas ideas, tendencias, modas o dinero rápido; se trata de mantener la cabeza abajo y trabajar, mientras que mantienes todas esas tentaciones a un lado.

Distraerse

De vez en cuando está bien disfrutar de los placeres culpables, el problema está en que muchas veces utilizamos estos malos hábitos para distraernos; ya se trate de fumar, beber, comer comida basura o tener relaciones sexuales para hacer frente a cosas como el estrés y la tristeza.

Siempre llegando tarde

Al llegar temprano a reuniones, citas y más eventos; aseguras que no te quedarás hasta tarde, además, te dará la oportunidad de prepararte mentalmente. Y, lo más importante, nadie te tachara de siempre llegar tarde.

Hacer varias cosas a la vez

A pesar de que la idea errónea que dice que hacer varias tareas a la vez puede aumentar tu productividad, la multitarea es un hábito que se ha demostrado que en realidad perjudicial para la productividad.

Esto es porque cuando hacemos varias cosas a la vez, nuestros cerebros están cambiando de enfoque cada cierto tiempo. Como resultado no nos dedicamos 100% a una tarea, lo que causa que nos equivoquemos.

Buscar la aprobación de los demás

No pierdas el tiempo buscando la validación de los demás. Se gasta mucha energía, tiempo y mata tu libertad. Sin embargo, no debes de dejar de escuchar los consejos de las personas en quien confías, como un mentor o esposo, pero al final las decisiones son solamente tuyas y de nadie más, ya que no puedes poner nuestra felicidad en manos de otros.

Mentalidad fija

Las personas con una mentalidad fija creen que rasgos como la inteligencia o el talento son inmutables, lo que significa que no intentarán cambiar esos rasgos. Como resultado, dedican su tiempo en la documentación de estos rasgos en lugar de desarrollarlos.

Sin embargo, los que tienen una mentalidad de crecimiento, creen que los rasgos pueden desarrollarse y mejorarse a través de la dedicación y el trabajo duro. Debido a esto, van a invertir en el aprendizaje y la adquisición de nuevas habilidades.

Seguir durmiendo

Al configurar una alarma estás haciendo un compromiso. Te has comprometido a despertar a una hora determinada para que el día comience con suerte y con el compromiso necesario para cumplir tus metas. Si sigues durmiendo llegarás tarde a tu trabajo y no es la forma de empezar un día.

Decir “sí”

¿Cómo vas a ser capaz de lograr tus objetivos si siempre le estás diciendo “sí” a todas las peticiones de familiares, compañeros o amigos? A veces, incluso si te sientes un poco culpable, tendrás que decir “no” cuando no puedas realizar alguna cosa, ya que pones en peligro tus metas para ese día.

Ser perfeccionista

Si eres un perfeccionista nunca estarás satisfecho. Tú podrás estar haciendo un millón de cambios en una tarea, pero si en verdad quieres ser realista, productivo y exitoso es mejor aceptar que “bueno” es lo suficiente para seguir con la próxima tarea.

Salir

Salir con otras personas en un lujo. En otras palabras, se necesita mantener al mínimo, ya que salir diariamente es una importante pérdida de tiempo que te distrae de trabajar para obtener los objetivos del día. Esto incluye distraerse con la televisión y el teléfono.

Sin embargo, no tienes que convertirte en un “recluso”, sino que debes pasar el tiempo con personas que también trabajen hacia objetivos similares.

Tratar de ser muy inteligente

Hasta el más inteligente puede las personas son propensas a cometer errores tontos, pues están todo el tiempo confiados, además, carecen de inteligencia emocional y tienen la tendencia de ignorar los comentarios de los demás. Incluso son los primeros en rendirse cuando fallan.

Así que, utiliza tu inteligencia como una ventaja. Por lo tanto, sé honesto contigo mismo acerca de tus fortalezas y debilidades.

Esperar un golpe de suerte

La gente exitosa no se sienta a esperar el toque divino. Se esfuerzan y trabajan para construirse su propia suerte, al estar siempre preparados, optimistas y de mente abierta. Están listos para aprovechar la próxima oportunidad que se les presenta.

Gastar dinero sin cuidado

Las personas exitosas son vistas como tacañas. Cuando gastan dinero es para hacer más dinero. Por ejemplo: invierten en acciones o pagan sus deudas para así poder pedir prestado más con lo que impulsar su negocio; incluso en el aprendizaje de nuevas habilidades para superarse.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here