Arrestan a un popular youtuber por abuso de menores

Arrestan a un popular youtuber por abuso de menores

Es considerado un peligro para la comunidad

0
Compartir

Hace unos pocos días fue arrestado el youtuber Austin Jones, bajo los cargos de pornografía infantil. Se trata de un joven de 24 años de edad, que se volvió famoso debido a sus vídeos en YouTube cantando a capela, donde ya tiene aproximadamente 500.000 seguidores, ha realizado varios tours y presentaciones en vivo.

Cuando llegó de una gira en Europa, fue detenido en el aeropuerto Internacional O’Hare, donde las autoridades lo capturan y lo trasladaron al centro correccional metropolitano de Chicago.

Incluso el juez determinó que podría cumplir arresto domiciliario en casa de su madre, sólo mientras se lleva a cabo el proceso de investigación, pero antes tuvo que pagar una multa de 100.000 dólares. Sin embargo, no puede usar ningún tipo de aparato tecnológico, o sea que nada de redes sociales.

Según los documentos legales sobre el caso, Jones le pidió a dos de sus fans menores de edad que le enviaran vídeos sexualmente explícitos a través de Facebook. Al parecer era como una especie de “prueba” para saber si eran realmente sus fanáticas.

La revisión de las actividades en los medios sociales de Jones, llevaron al cierre de su cuenta en Facebook, porque tenía ciertas implicaciones relacionadas con menores de edad que eran ilegales y la red social las condena. También Facebook dijo en un comunicado que no toleran esos delitos por ningún motivo y siempre colaboran con las autoridades para la investigación de esos crímenes.

Los incidentes con los niñas ocurrieron durante 2016 y 2017, y si Jones llega a resultar culpable podría pagar mínimo 15 años de prisión, pues le pidió a dos niñas de aproximadamente 14 años que mandaran vídeos de bailes eróticos o imágenes de actos sexuales muy explícitas. Una de las chicas le envió 10 vídeos comprometedores y la otra víctima le envió varios, entre ellos 8 de carácter sexual.

No es la primera vez que Jones se ve involucrado en un asunto como este, debido a que en el 2015 le solicitó a algunas chicas que le enviaran vídeos haciendo el famoso baile de twerking, pero en ese entonces publicó un comunicado a través de Facebook:

“Tuve conversaciones en línea con chicas en las que me involucré pidiéndoles que crearan vídeo haciendo twerking. A veces he hecho vídeos míos haciendo algunos movimientos de twerk a cambio. Esta es la verdad: NUNCA les he pedido que hagan algo más que enviar un vídeo de twerking. Nada fue más allá de eso”.

Y hoy en día, es considerado “un riesgo para la comunidad”, según la fiscalía. Algo que no es para menos, las pruebas apuntan a que él ha realizado cosas ilegales con menores de edad mediante el uso de las redes sociales y debe asumir sus consecuencias.

No hay comentarios

Dejar una respuesta