La extraña amistad entre un pez y un buceador desde hace 25...

La extraña amistad entre un pez y un buceador desde hace 25 años

Sólo tiene que tocar bajo el agua un martillo contra algo de metal para que el pez lo busque

0
Compartir

Desde hace tiempo hemos visto amistades inusuales entre un ser humano y un animal, pero en este caso sí que es sorprendente, porque se trata de una amistad entre un buzo y un pez algo extraño desde hace unos 25 años.

El buceador japonés de 79 años de edad, Hiroyuki Arakawa, es el encargado de vigilar un santuario ubicado en la bahía Tateyama (Japón), donde hace aproximadamente 25 años se encontró con un pez oveja asiático (semicossyphus reticulatus) herido y se hizo cargo de él para cuidarlo y alimentarlo hasta que sanara, así que por 10 días le dio cangrejos y estuvo al pendiente de él en todo momento.

El pez recibió el nombre de Yoriko y mantiene una gran amistad con Arakawa, algo que se puede evidenciar con la cantidad de imágenes y vídeos que circulan en internet, porque esta inusual amistad acuática se ha vuelto viral.

Cada vez que Arakawa se sumerge en el agua y quiere llamar a su amigo Yoriko, sólo tiene que hacer sonar un martillo bajo el agua para que el pez sepa que está ahí y atienda a su llamado alegremente.

“Yo diría que nos entendemos. No es que podamos hablar el uno con el otro, pero simplemente sucedió de forma natural”.

Dijo el buceador, quien incluso siente que desde que la salvó cuando estaba gravemente herida es que surgió entre ellos un nexo de confianza, algo que lo hace enorgullecerse y tener “una sensación de logro en su corazón”.

“La besé una vez. Pero soy la única persona a la que dejará hacerlo”.

El que pueda besarla es una evidencia clara de que es una amistad muy fuerte, no cualquier pez se deja tocar por un ser humano, además, él mismo cree que cualquier persona puede obtener la atención de un animal si lo alimenta, pero tocar e interactuar con uno marino es un proceso mucho más complicado.

¿Qué te parece esta amistad inusual pero conmovedora?

No hay comentarios

Dejar una respuesta