Inicio Naturaleza El misterio de las cascadas de sangre del Polo Sur

El misterio de las cascadas de sangre del Polo Sur

Por fin los científicos saben a qué se debe

0
Compartir

En el Polo Sur se encuentra un lugar que desde hace muchísimos años ha captado la atención de los científicos, porque en el glaciar Griffith Taylor de la Antártida, ocurre un fenómeno de la naturaleza que fue bautizado por los descubridores como: “cascadas de sangre”.

Unos exploradores al estar en dicho sitio pensaban que se trataba del fruto de unas algas rojas, pero estaban equivocados, porque después de unos años se descubrió en algunas muestras una gran cantidad de óxido de hierro, lo que descartaba esa hipótesis.

Desde que se descubrió hace más de 100 años dicho glaciar, el desconcierto entre los científicos estaba siempre presente mientras se peguntaban a qué se debía ese color tan llamativo que teñía el agua de rojo.

Sin embargo, hace poco se dio a conocer una investigación llevada a cabo por miembros de la Universidad Alaska Fairbanks y el Colorado College, quienes consiguieron resolver el gran misterio.

¿De dónde proviene y por qué el agua es roja?

Ya el secreto de dónde provenía ese líquido rojizo se sabe gracias a un radar que rastreó la trayectoria que sigue la salmuera (concentración de agua con elevada cantidad de sal) a 300 metros debajo del glaciar. Además, en el informe de la investigación realizado por Jessica Badgeley y Erin Pettit, se explica la causa de ese maravilloso suceso que deja asombrado a cualquiera.

El flujo de agua salada con gran cantidad de hierro, empieza a abrirse paso entre el interior del glaciar y al estar en contacto con el oxígeno del aire al salir, empieza a oxidarse y genera el color rojo.

¿Cómo es posible que el agua puede estar dentro de un glaciar sin congelarse?

Hace millones de años, cuando el glaciar se ampliaba a lo largo de la Antártida, atrapó un lago de agua salada que quedó sepultado entre una gran cantidad de hielo y nieve.

Y a pesar de que muchos piensan que es imposible que el agua no se congele en un glacial, la prueba de que es posible son las “cascadas de sangre”, porque el agua de dicho lago se concentró tanto que no puede congelarse por lo salada que es.

Sin duda, es un espectáculo maravilloso y sorprendente, del cual muchos pensaban que se trataba de un animal en descomposición que se encontraba debajo del glacial, pero resulto algo realmente curioso y fascinante. Además, la investigación sirvió para saber que en dicho lugar hay bacterias capaces de sobrevivir atrapadas durante milenios en condiciones sorprendentes; o sea que alberga vida y dentro de ella fluye agua líquida.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here