Inicio Sociedad La próxima vez que vayas a graduarte la vista, piensa en esto

La próxima vez que vayas a graduarte la vista, piensa en esto

Algunas cosas muy molestas y asquerosas que viven diariamente los optometristas

0
Compartir

Cuando tenemos problemas en la vista acudimos con un optometrista para que nos gradúen la vista, pero lo que muchos no saben es que es un trabajo que algunas veces es muy perturbador y asqueroso.

Cuando examinan a vista de una persona se acercan mucho a sus pacientes, encontrando y descubriendo cosas de las que no quieren hablar.

Es por eso que un optometrista se ha encargado de hablar de algunos de estos temas, que deberías de recordar la próxima vez que vayas a graduarte la vista.

”Olemos cosas desagradables”

“Muchas personas no se molestan en asearse, cepillarse los dientes, o ponerse ropa limpia antes de una consulta. Y tenemos que inclinarnos muy cerca de ellos”.

”Los padres están más preocupados que sus hijos”.

“Los niños conocen la mayoría de las letras, pero no todas, por lo que si se saltan una nos detenemos a pedirles que la tracen en el aire. Sin embargo, algunos padres entran en pánico comenzando a preguntar si su hijo está enfermo o ciego. No ayuda a calmar la tensa situación”.

Chico con gafas

”Algunos niños no soportan la noticia de que necesitan a llevar anteojos”

“Algunos pequeños se preocupan si van a tener apodos o sufrir acoso escolar. Tratamos de tranquilizarlos diciéndoles que se ven muy bien. Tener todo tipo de modelos variados y divertidos ayuda”.

”Sí, algunas personas tratan de hacer trampa cuando se gradúan la vista”

“Algunas personas por cuestión de trabajo, no les gusta que se les declare legalmente ciegos”

”La mayoría de personas no entiende que es ‘leer la última línea del gráfico’”

“‘Por favor, puedes leer la línea de abajo’ es algo que es rutinario en una cita al optometrista, pero muchas veces las personas leen la línea de arriba. Es muy molesto.”

”¿Por qué les es tan difícil mover los ojos sin mover la cabeza?”

“Realmente es necesario que nuestros pacientes sigan nuestro dedo con sus ojos para hacer un buen diagnóstico, pero muchas veces mueven su cabeza, entorpeciendo mucho nuestro trabajo. Es frustrante. Es por eso que existen los inmovilizadores de cabeza”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here