Estas son las similitudes entre Juego de Tronos y el Señor de...

Estas son las similitudes entre Juego de Tronos y el Señor de los Anillos

Es evidente que el creador de Juego de Tronos se guiara de algunos aspectos de Tolkien

0
Compartir

“El Señor de los Anillos” y “Canción de hielo y fuego” (Juego de Tronos es su adaptación) son obras literarias primeramente, que pertenecen a un género llamado “fantasía épica”, debido a que ambas historias tienen elementos heroicos donde los conflictos traspasan todo lo referente a un mundo fantástico determinado.

Antes de mostrarte las similitudes de estas reconocidas obras, debes entender los eventos de los cuales se basaron sus autores. Por un lado está J. R. R. Tolkien, que para crear “El Señor de los Anillos” toma en cuenta la tradición anglosajona y les da un toque erudito, pues ordena los dioses y las razas, les establece un lenguaje y costumbres muy bien definidas.

Y todo ello buscando la manera de poder explicar el motivo por el cual ya no existen los elfos, la magia, los hobbits y los dragones, pues al final sólo quedaron los humanos con el inicio de la cuarta edad.

Mientras que George R. R. Martin, al escribir tomó un evento histórico conocido como: “Guerra de las Dos Rosas”, donde había un conflicto entre la Casa de Lancaster contra los de la Casa de York entre 1455 y 1487, y ambas familias deseaban tener el trono de Inglaterra. Así pues, Martin le dio una gran complejidad política a la historia, dividiendo el conflicto en facciones muy bien identificadas.

En ambos casos, predomina la fantasía épica, donde buscan la manera de salvarse de la destrucción absoluta y de lo sobrenatural, aunque en el caso de Tolkien, los personajes buscaban eliminar el poder mágico, y los de Martin utilizan dragones, gigantes, espadas de fuego y más cosas para salir victoriosos.

Sin embargo, hay algunas cosas muy particulares que se pueden percibir cuando se ve “El Señor de los Anillos” y la reconocida serie “Juego de Tronos”, las cuales son evidentemente grandes similitudes entre ambas, y te las mostraremos a continuación.

El elegido que al parecer no muere realmente y se vuelve rey

Atacar a un ejército masivo como último sacrificio, seguido por los aliados

Gran muralla que divide a los buenos de los malos

Los reyes malos que comandan un enorme ejército, y son seguidos por algunos de sus compañeros más confiables

El ejército malvado, con las criaturas feas, crueles y desagradables

Grandes dragones poderosos

Viejos reyes que se volvieron locos, incluso para quemar a la gente viva

Nadie creyó en ellos, por considerarlos débiles, pero ambos han pasado por mucho y se volvieron héroes

El gordo, torpe y mejor amigo de uno de los personajes principales, incluso con el mismo nombre: Sam

Hermosas, misteriosas y poderosas brujas

Elefantes-mamuts enormes

Mujeres que no quieren ser tratadas como unas damas, luchan muy bien y quieren demostrar que son dignas

Enanos adorables y divertidos. Son más resistentes de lo que parecen

Buenos personajes que murieron por varias flechas, pero que lucharon hasta el final

Espadas mágicas hechas de acero

Ciudad en ruinas, destruida por dragones

Árboles icónicos, únicos y solitarios

Y por si quedaba alguna duda y piensen que han sido “coincidencias”, el mismo Martin ha admitido que siente gran devoción por J. R. R. Tolkien, incluso ha expresado:

“Todavía no he escrito el final, así que no sé como será, pero no, mi intención es que no sea cruel. Alguna vez he comentado que el final que estoy buscando es algo agridulce. No es un secreto que Tolkien ha sido una gran influencia para mí, y desde luego me encantó la manera en la que terminó El Señor de los Anillos. Termina con una victoria, pero es una victoria agridulce”.

Finalmente, es importante resaltar que después de Tolkien, todo lo que se generó en la fantasía épica está inspirado en “El Señor de los Anillos”, y todo lo que venga después de “Juegos de Tronos” es por inspiración de esa gran obra de Martin. Porque ambos son los responsables en su mayoría de las próximas historias, porque serán mutaciones mínimas de sus trabajos.