Inicio Cultura La isla más aterradora del mundo está en Brasil

La isla más aterradora del mundo está en Brasil

El acceso al islote está prohibido por el alto riesgo del lugar

0
Compartir

Muchas veces se piensan en las islas como un refugio de ensueño, donde puedes disfrutar de una magnificas vacaciones, pero hay unas que son más un lugar sacado de una pesadilla que de un sueño paradisiaco. En Brasil se encuentra la isla más aterradora del mundo, llamada Isla de la Quemada Grande (Ilha da Queimada Grande), un lugar que da mucho miedo por sus habitantes.

El islote está situado a menos de 150 kilómetros de la costa de São Paulo, es conocida también como “Isla de las Cobras”, debido a que precisamente lo que la hace tan terrorífica y mortal son las víboras de lanza de oro que viven ahí (aproximadamente 2.000 y 4.000), una de las especies más mortíferas del mundo. Incluso se estima que por cada metro cuadrado haya de una o cinco víboras.

El veneno de ese tipo de serpientes puede matar en menos de una hora a una persona, porque derrite la piel alrededor de la picadura, causar insuficiencia renal, hemorragia cerebral y sangrado intestinal.

Al parecer las serpientes cabeza de lanza dorada o Bothrops insularis, evolucionaron por la falta de comida en la isla y necesitaban un veneno más potente y de efecto inmediato para matar a su presa, que en este caso son las aves que migran temporalmente y descansan en el islote. Además, como no tenían ningún depredador que las amenazaran, lograron reproducirse con rapidez.

La Isla de la Quemada Grande no tiene playas ni puertos, sólo costas rocosas y un faro lleno de muchos misterios, ya que son muchas las leyendas que dicen que el último habitante de ese faro fue asesinado una noche cuando entraron un grupo de serpientes a su casa a través de las ventanas.

Así pues, el faro fue sustituido por uno automático y está prohibido el acceso al islote, al menos que sean científicos o personas que justifiquen su visita a la Armada y les den los pertinentes permisos para visitarla.

Es normal que el gobierno brasileño haya prohibido el acceso a la Isla de la Quemada Grande, pues no es un lugar seguro para nadie, incluso sin una prohibición tan estricta para los visitantes, probablemente no sería un destino turístico por los reptiles letales que habitan en ese lugar. Aunque son bastantes los traficantes de animales que sí se arriesgan por conseguir la serpiente de lanza de oro y ganar miles de euros por ellas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here