Inicio Sociedad 6 asombrosas confesiones de un masajista

6 asombrosas confesiones de un masajista

0
Compartir

Después de una ardua semana de trabajo, algunas personas acuden con los masajistas para aliviar los dolores y el estrés acumulado por días.

Los masajistas tratan a muchas personas al día, por lo que tienen algunas experiencias y secretos que no muchas veces comparten, ya que, aunque les incomode un poco, se han convertido en algo muy normal; algo a lo que ya están acostumbrados.

Por lo que un masajista escocés con más de 12 años de experiencia, que ahora es dueño de su propio negocio, ha querido compartir algunas cosas que los clientes muchas veces ignoran, pero que las pasan a diario a él y a los miles de masajistas alrededor del mundo. Y sí, algunas personas piensan otra cosa cuando oyen “masajista”.

”No, no hacemos cosas sexuales, así que deja de preguntar”

Hay un gran desconocimiento sobre lo que en realidad hace un masajista calificado y los salones que se hacen llamar de “masajes”, pero sólo son para actividades sexuales. Por lo que si quieres a darte un masaje real, ”por favor no preguntes nada relacionado a lo sexual”.

“Este tipo de cosas, significa que todos los días tenemos que lidiar con chicos que esperan otro tipo de trabajo durante una sesión. Si piden algo así, nosotros le mostramos la puerta”.

“Además, algunas personas se enojan y se niegan a pagar si no les damos un trabajo sexual, alegando que eso es lo que estaban pagando. Lo sentimos, llamaremos a la policía si no pagas”.

”No nos importa si no te has afeitado”

Ya que los masajistas están tan acostumbrados a ver y tocar cuerpos semidesnudos, “no les molesta si alguien acude a una cita sin haberse afeitado las piernas”. En cuanto a esto, las mujeres, según él, se muestran más intimidadas por mostrar su cuerpo sin haberse afeitado.

“Vemos tantos cuerpos todos los días, que tendemos a ser de mente abierta. Esto significa que el bello, lunares, celulitis, cicatrices y marcas de nacimiento pasan como normales y nada especiales”.

”Por favor, no te sientas intimidado o intimidada por tu peso”

No sólo es por que los masajistas no toman en cuenta eso, sino que les haces más difícil su trabajo. Cuando te sientes preocupado por algo en medio de un masaje, lo único que harás será tensar más tus músculos, y eso es lo que evitan los masajistas.

“No te preocupes, no te estamos juzgando. Queremos ayudarte a sentir alivio en tu cuerpo después de un masaje, no al contrario”.

”Las personas asumen que es un trabajo muy sencillo, pero no es así”

Aunque no lo creas, el trabajo de masajista es muy exigente físicamente, ya que trabajan con muchos clientes al día. Terminan exhaustos y queriendo ellos un masaje:

“¿Podrías pasar 10 horas consecutivas de pie mientras que ejercitas tus brazos?”

“”Nuestras espaldas, muñecas y hombros recogen tanta presión que terminamos en clínicas de lesiones deportivas, ya que algunos de nosotros desarrollamos artritis. Algunas veces, nos deslizamos nuestros propios pulgares u hombros. Es una locura.

”Por favor, dínos si te duele”

Algunas personas son más sensibles de piel que otras, por lo que pueden tener dolor a ciertos masajes, así que lo mejor es hacérselo saber al masajista:

“Es común que muchos pacientes no hablenn cuando necesitan algo o si es doloroso. Lo peor es cuando les preguntamos al final de la sesión ‘sí disfrutaron su masaje’ y dicen ‘no’. No somos psíquicos, necesitamos retroalimentación”.

”Un pequeño corte en nuestra mano, puede arruinar nuestra semana entera”

Ya que los masajistas trabajan principalmente con sus manos, es una parte del cuerpo que tiene mucha importancia para ellos. Por lo tanto, tratan de evitar cortes y golpes en esa parte del cuerpo:

“Utilizamos nuestras manos constantemente, por lo que un corte o un rasguño nos provocará mucho malestar e irritación. Además, los aceites que utilizamos, hacen que el corte pique muchísimo. No es divertido en absoluto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here