Inicio Sociedad 10 sorprendentes confesiones de hijos de millonarios

10 sorprendentes confesiones de hijos de millonarios

"Lucho contra mi imagen corporal, baja autoestima, drogas, ansiedad, anorexia, abusos y auto-daño. No soy feliz"

0
Compartir

Cuando una persona se hace millonaria, muchas cosas pasan por su cabeza, pero tiende a ser responsable y sentirse orgulloso de haber logrado lo que quería. Sin embargo, para los que ya nacieron millonarios, las cosas son muy diferentes.

Los hijos de millonarios viven una vida rodeada de lujos y educación a la que pocos pueden acceder, sin embargo, tienden a ser más infelices, a no tener el reconocimiento que se merecen o son discriminados por la sociedad, incluso, causado por su familia.

Es por eso que un grupo de hijos millonarios han revelado las 10 cosas que les pasan todos los días, lo que demuestra que muchas veces el dinero no es tan bueno como creemos:

Si eres rico, nadie reconoce tu ayuda a los demás

Cuando has nacido millonario, las personas piensan que tienes la vida hecha, y la verdad es que es cierto. Pero, el problema es que esto causa que sus obras de caridad o cuando participan en eventos para ayudar a los menos necesitados, se vean eclipsadas por la idea de que tienen mucho dinero. No les hace muy felices esto:

“Mis padres son millonarios. A veces participo en grupos activistas, pero mi opinión nunca es tomada en serio debido a mi ‘privilegio’”.

¿El dinero da felicidad?

Como numerosos estudios han demostrado, sí, el dinero parece hacer más infelices a las personas. Parece ser que cuando lo tienes todo ya no vale la pena nada, por lo que muchos abusan de su poder, las drogas y su fortaleza económica para sentirse bien. Lo malo es que le felicidad es momentánea:

“Mi familia está compuesta en su totalidad por millonarios. Nunca supe que tan infelices y miserables éramos, hasta que me aleje de ellos y conocí a personas reales. Las personas más tristes que he conocido”.

Algunos tratan de escapar

Debido a este tipo de cosas, muchos de ellos tratan de huir del dinero de sus padres. No les gusta esa forma de vida:

“Mis padres son millonarios. No puedo esperar alejarme del dinero”.

No están de acuerdo con lo que sus padres hacen

Algunos hijos de millonarios simplemente no quieren ser reconocidos sólo por ser hijos de alguien con mucho prestigio. Así que eligen vidas diferentes:

“Mis padres son millonarios, pero prefiero dejar mi propia marca en el mundo, así que me voy a unir a los marines”.

Muchos prefieren que su riqueza sea privada

Según una hija de millonaria, entre ellos se dan cuenta que las amistades que tienen en base a su dinero no son reales, así que tratan de ir a universidades normales y mantener su vida de lujos en privado:

“Mis padres son millonarios y tienen varias mansiones, pero sólo mis amigas lo saben. Soy humilde y me gusta ganarme por mi misma todo”.

“¡Nadie sabe que mis padres son multimillonarios, así que puedo encontrar amigos reales para ser quien soy en verdad, no sólo lo que tengo que ser”.

Algunos simplemente son muy infelices

En pocas palabras, el dinero no compra la felicidad:

“Mis padres son millonarios que le tiran el dinero a sus problemas. Yo… soy un problema”.

Los padres no entienden

Muchos de hijos de millonarios no quieren depender de sus padre, pero, según ellos, “no entienden que quieren una vida normal alejados de lujos y extravagancia innecesaria”:

“Mis padres no entienden que no quiero sus regalos ni dinero. Tal vez sea algo normal en los padres millonarios”.

”Muchos nos odian”

Los millonarios muchas veces son discriminados por la sociedad, a los padres no les afecta mucho, pero a los hijos adolescentes sí:

“La gente me llama ‘mocoso mimado’ porque mis padres son millonarios. Simplemente lo odio”.

What these bitches want? Money 💕💅🏽

Una publicación compartida de PRETTY BITCH (@prettybitchco) el

Tratan de elegir su propio camino

Decidir sobre seguir con el negocio familiar o elegir su propia ruta, es una de las cosas más difíciles que tienen que tomar. La mayoría de veces “dejan la vida de lujos y buscan sus propios sueños”.

“Mis padres hicieron todo lo posible para poder llegar a ser millonarios. Ahora abrí mi propio gimnasio en lugar de ayudar en el negocio familiar. ¿Soy una mala persona?”.

El dinero no soluciona todo

Es muy curioso como es que afecta el dinero a los más jóvenes y a los hijos de los millonarios:

“Mis padres me han dicho por años que he sido bendecida con una apariencia increíble y mucho dinero. Lo que no saben es que lucho contra mi imagen corporal, baja autoestima, drogas, ansiedad, anorexia, abusos y auto-daño. No soy feliz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here