Inicio Redes Sociales La embarazosa historia de una mujer en su primera clase de yoga

La embarazosa historia de una mujer en su primera clase de yoga

0
Compartir

Laura Mazza es una madre que posee un blog llamado “Mamá a las carreras”. Aunque ha tenido varias post populares, sin lugar a duda, su más reciente publicación sobre una vergonzosa experiencia, se ha vuelto el más popular, alcanzando los 34,000 likes y siendo compartida más de 20,000 veces en Facebook.

La historia en sí, cuenta cómo, de todas las veces que ha expulsado gases, esta vez ocurrió en el peor lugar para ello: durante su primera clase de yoga.

Todo comienza con un problema que Laura sufrió de niña, donde tuvieron que operarla para separarle la pared abdominal. Por lo que, ya adulta, su fisioterapeuta le recomendó que practicara yoga para que le ayudara a separar los músculos.

El problema, es que, durante varios días, la mujer había estado sufriendo del síndrome de intestino irritable, cuyo uno de sus síntomas incluye la expulsión de gases con un olor a “huevos podridos con plantas quemadas”, según dijo en su blog.

Aun así, decidió colocarse unos pants y acudir por primera vez en su vida a una clase de yoga. Cuando llegó, todo era diferente a como ella imaginaba, pues no era solamente 1, 2, 3 y estira, por lo que comenzó a sentirse un poco incómoda.

Luego de haber empezado la clase y hacer una flexión, Laura no pudo evitar expulsar un gas. De inmediato empezó a percibir el desagradable olor y trató de calmarse, pensando en que nadie se daría cuenta que era ella, pues todos expulsan gases.

Unos instantes después, el instructor se acercó a ella con la intención de ayudarla con una de las posiciones, cuando nuevamente expulsó un gas. Fue ahí cuando no soportó la pena, tomó sus cosas y salió corriendo de ahí, mientras, el instructor, amablemente la miró, juntó sus manos y le dijo “namaste”.

Laura corrió hasta un Mc’Donalds, en donde no paró de llorar de la risa por el penoso momento que su intestino le había hecho pasar. Desde entonces, decidió que nunca más iría a una clase de yoga. Otras personas que han leído su historia, han comentado que también han llorado de la risa con ella y le han mostrado diferentes expresiones de apoyo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here