Inicio Cultura Este fotógrafo retrata el lado más oscuro de los clubes chinos

Este fotógrafo retrata el lado más oscuro de los clubes chinos

En el club había desde travestis hasta chicas bañándose en tinas de cerveza

0
Compartir

Un artista de Ucrania, Sergey Melnitchenko, se mudó a la ciudad Chengdu (China), con el objetivo de buscar trabajo como bailarín y modelo, pero jamás se imaginó el lado tan oscuro de los clubes chinos, ya que en el bar donde trabajaba nadie bailaba como tal, por lo tanto describió el sitio como un bar con escenario.

Además, Sergey resaltó que en el lugar abundaban: “Travestis, chicas bañándose en tinas de cerveza, actores borrachos y aún más borrachos”. Así pues, el joven de 26 años tomó la cámara que le regalo su abuela hace años y comenzó a fotografiar todo en el lugar donde trabajaba, luego creó una serie de fotos llamada: “Behind the scenes”, donde muestra todas las cosas oscuras que ocurren sobre todo tras los escenarios del club nocturno y en todo el lugar.

Al principio las bailarinas se mostraban muy tímidas cuando les tomaban fotografías, aunque al pasar el tiempo se acostumbraron y empezaron a posar algunas veces para las capturas de Melnitchenko, hasta dejándose ver casi desnudas.

Trabajo unos meses en el club subterráneo, pero fue testigo de muchísimas cosas extrañas en el lugar, dijo que iban personas de todas las clases, incluso los occidentales eran muy populares en los clubes y disfrutaban por mucho tiempo con las trabajadoras, pues ellas son el atractivo principal del lugar. Sergey cuenta que todas las mujeres que trabajaban en el club disfrutaban mucho, hacían de todo para entretener a los clientes y entre bastidores jugaban entre ellas.

En el club se percibía una atmósfera sexual evidente, dice el ucraniano, aunque el sexo por dinero no era permitido. Sin embargo, si los clientes lo deseaban, los trabajadores tenían que beber, bailar y jugar con ellos para que se mantuvieran alegres en el lugar y asistieran constantemente.

Sin duda, el fotógrafo se encargó de capturar todos los momentos oscuros del club chino en el que trabajaba, ya que mostró las escenas escondidas de las luces y las cortinas del lugar, dando a conocer el submundo donde trabajaba y algo que muchos desconocían. No obstante, Sergey acepta que se sintió muy a gusto y notó lo mucho que se divertían los trabajadores, sobre todo las jóvenes bailarinas, pero en algunas fotos no se ven tan felices.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here