Inicio Cultura Obliga a sus animadoras a entrenar hasta gritar de dolor

Obliga a sus animadoras a entrenar hasta gritar de dolor

Las jóvenes fueron a un forense para que evaluara las lesiones sufridas en la sesión de entrenamiento

0
Compartir

Warning: Footage may be disturbing to viewers. "Please stop!" A high school cheerleader says she and other teammates were repeatedly forced to do the splits in practice. The disturbing video and investigation into the incident: http://4.nbcla.com/CkEXSoM

Publicado por NBC LA en Miércoles, 23 de agosto de 2017

Todos estamos conscientes de que las prácticas de las animadoras no son nada fáciles, tienen que realizar muchos esfuerzos, sacrificios y rutinas arduas; sin embargo, el entrenador tiene que velar por la seguridad de las porristas y no forzarlas a hacer algo que pone su salud física o mental en peligro.

No obstante, hay un caso muy particular en Denver (Colorado, Estados Unidos), donde el entrenador, Ozell Williams, obligó a sus animadoras novatas a realizar entrenamientos hasta que gritaran de dolor, como se puede apreciar en el vídeo. Por más que las adolescentes suplicaban que pararan, Williams y las otras compañeras no las soltaban.

La joven que sale en el vídeo es Ally Wakefield (13 años), que tras ser forzada a hacer una apertura de piernas no podía caminar muy bien, según informó su madre, Kirsten. Incluso, algunos representantes con anterioridad ya se habían quejado en la institución, pero no respondieron de inmediato en el asunto.

Así pues, Ally y unas compañeras fueron a un forense para que evaluara las lesiones que habían sufrido en las sesiones de entrenamiento con Williams. El especialista determinó que la joven Wakefield, tenía un ligamento y un músculo desgarrado, lo que explicaba la dificultad que tenía para caminar, asimismo, tuvo que usar muletas varios días y asistir a un fisioterapeuta.

Además, Williams ya había sido despedido por la misma conducta en Boulder High School (Colorado), precisamente por las mismas técnicas de apertura de piernas, consideradas por el director de dicha institución como abusivas, dolorosas y perjudiciales para las animadoras.

Sin duda, lo que el entrenador hizo con las jóvenes no fue nada ético y es muy angustiante, sobre todo cuando los propios directivos de la escuela no realizan las investigaciones pertinentes y tampoco tomaron las medidas preventivas para que las porristas no sufrieran ningún daño.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here