Inicio Sociedad 5 curiosidades sorprendentes sobre los centros comerciales

5 curiosidades sorprendentes sobre los centros comerciales

0
Compartir

Pocos lugares representan tan bien el gasto y el típico estilo de vida “americano” que cada vez más se arraiga a nuestra cultura (la europea) que los centros comerciales.

Pero hemos de reconocer que si queremos hablar sobre los centros comerciales y sobre curiosidades de ellos, tendremos que señalar a los americanos, puesto que fue allí donde surgió esta tendencia.

El concepto compra hasta caer (desmayado) alcanzó su auge en la década de 1980, pero los centros comerciales han estado presentes en nuestra cultura ya muchos años antes.

Y es por eso que hoy te traemos 5 curiosidades sobre los centros comerciales que seguro te llamarán la atención:

1. Frank Lloyd Wright odió el primer centro comercial

Frank Lloyd Wright fue un arquitecto estadounidense muy famoso e influyente, uno de los principales maestros de la arquitectura del siglo XX e iniciador del movimiento Prairie School.

Pero a pesar de todo ello, cuando visitó uno de los primeros centros comerciales abiertos en Estados Unidos, el Southdale Center (en Edina, Minnesota; octubre de 1956); el arquitecto expresó su desencanto al Star Tribune.

Tienes un enorme jardín que tiene todos los peor de la calle y nada de encanto“, comentaba. — “¿Quién quiere sentarse en ese lugar desolado?

2. El inventor del centro comercial acabó decepcionado con su creación

Cómo podemos leer en Mental Floss, Victor David Gruen fue un arquitecto austriaco famoso por ser el pionero en el diseño de los centros comerciales de Estados Unidos.

Victor vivió lo suficiente para ver la transformación de los centros comerciales y de la cultura americana a finales de la década de 1970, y lo que vio él mismo aseguraba que le conmocionaba profundamente.

El espíritu de innovación arquitectónica y social que él construyó en Southdale había sido copiado por centros comerciales que habían surgido por toda la nación.

Pero en vez de mantener los objetivos que el arquitecto tuvo en mente, habían mutado en complejos enfocados solamente en maximizar el beneficio y, una vez abiertos, funcionaban como máquinas gigantes de comercio.

3. El famoso centro comercial americano “Mall Of America” tiene un parque de atracciones, un acuario y simuladores de vuelo

Desde su apertura en Bloomington, Minnesota en 1992, Mall Of America ha tenido el título del supermercado más grande de la Tierra.

El complejo tiene 530 tiendas en unos 455.225 metros cuadrados. Además de las atracciones mencionadas en el título, también cuenta con un club de comedia, un museo para niños, un laberinto con espejos y una escuela de mini golf.

4. Inspiraron a George A. Romero

Los centros comerciales tienen todos los componentes necesarios para numerosas películas de terror, por ejemplo: Chopping Mall (1986), Phantom of the Mall: Eric’s Revenge (1989), y Eight-Legged Freaks (2002).

Pero el primer director que usó la atmósfera terrorífica de un centro comercial abandonado (o vacío) fue el autor de horror George A. Romero.

Tras el clásico de cine zombie Night of the Living Dead (1968), Romero decidió hacer la secuela (Dawn of the Dead en 1978) en un centro comercial.

Además, luego (en 1997) declaró a la BBC que la elección de hacer una película de zombies en un centro comercial fue absolutamente intencional:

Justo al grabarse la película era el comienzo de la cultura de los centros comerciales, la gente iba allí y se quedaba en ellos todo el día. Mi impresión al andar por estos lugares era algún tipo de ritual, antinatural, como si nos convirtiésemos en zombies allí.

5. Tiene nombre el efecto hipnótico que los centros comerciales generan

¿Alguna vez has perdido el sentido del tiempo y el lugar mientras ibas por un centro comercial, sólo para darte cuenta de que no parecía importarte?

Esa sensación de desorientación placentera es conocida como la “Transferencia Gruen”, un fenómeno llamado así por el creador del primero centro comercial.

Al igual que en los casinos, los centros comerciales se aíslan del exterior de una forma que incentiva al consumidor a consumir (valga la redundancia) de forma continua sin ofrecerles una forma clara de parar o salir.

¿Has tenido tú esa sensación en los centros comerciales?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here