Inicio Sociedad La escatológica excusa de un conductor que superó los límites de velocidad

La escatológica excusa de un conductor que superó los límites de velocidad

0
Compartir

Recibir una multa es algo muy poco agradable. Si además la multa es por exceso de velocidad y acarrea el pago de una suma de dinero importante y la pérdida del carnet, puede ser algo muy desagradable.

Es por eso que mucha gente intenta recurrir a buscar una excusa que justifique su exceso de velocidad: un pariente enfermo, un problema médico… En definitiva, algo de vital importancia.

Pero como nos cuentan en Deanblundell, hay otras personas que deciden ser sinceras y no buscan mucho una excusa decente.

A este desafortunado conductor le pillaron a una velocidad excesiva, en una carretera húmeda y con una densidad de tráfico media.

Por este delito le pusieron una multa de 1.200 dólares (en torno a 1.024 euros) y le quitaron 12 puntos del carnet, lo que le ocasionó la pérdida del mismo.

¿Su excusa? Que sus hijos le habían provocado una gastroenteritis y debía ir al baño de forma inmediata.

Pero esa excusa no parece que le funcionara mucho, porque la multa y la pérdida de carnet siguieron presentes.

Aunque esta excusa nos suene absurda, no es ni de lejos la peor que podemos encontrar.

Por ejemplo, tal y como indican en El Confidencial, se han dado casos de que han detenido a un conductor borracho, que al salir del coche no era capaz ni de tenerse en pie.

Pero a pesar de ello, insistían en que “sólo habían bebido un culín” y que además, “ellos conducían sentados”.

O el caso del conductor que al ser parado y pedirle el carnet de conducir, le preguntó al agente de tráfico: “¿Acepta el carnet de mi esposa? A mí no me quedan puntos”.

Si esto ya suena casi a chiste, no es ni de lejos de las peores excusas. Por ejemplo, también está el sujeto al que paran por estar hablando por teléfono al conducir y en defensa propia alega: “No estaba llamando a nadie, me estaban llamando a mí”

Y volviendo al tema de excusas de aquellos que les gusta la velocidad y sobrepasan por mucho el límite, no puede faltar el que alega la extrema velocidad a su incapacidad de frenar: “Tengo la pierna gangrenada, por eso no puedo frenar”.

También en estos casos se dan las típicas, de aquellos conductores a los que, aparte de la velocidad, les gustan los clásicos. Clásicos como: “Mi mujer va a dar a luz” (aunque esa a veces es verdad) y “Tengo comida congelada en el maletero” (esa ya es intentar tomar el pelo de forma descarada al guardia).

No se puede hacer un artículo sobre las excusas que usa la gente sin tener una pequeña lección de filosofía, en este caso gracias al conductor filósofo con su excusa: “Todos podemos acelerar, es frenar lo que es complicado”.

O el conductor que, aparte de amante de saltarse semáforos, también es amante de la sinceridad, con excusas como: “Claro que he visto la luz roja, al que no he visto ha sido a usted”.

Internet está repleto de ejemplos de estos conductores, tal y como también podemos comprobar en la web delajusticia.com, donde citan excusas como:

  • “Si iba a mas velocidad es que algo le hicieron al coche en el taller”
  • “Creía que al entrar en la Unión Europea el límite máximo de velocidad no era en kilómetros sino en millas”
  • “Estaba distraído hablando por el móvil”
  • “Si fuera cierto que iba a esa velocidad, jamás me habrían alcanzado”
  • “Necesitaba aumentar la inercia del coche pues me estaba quedando sin gasolina”

Es posible que estos conductores estén incumpliendo las normal, pero hay que reconocer que al menos son muy originales con sus excusas.

¿Has oído tú alguna otra excusa así? ¿Cuál es la que más te ha llamado la atención?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here