Inicio Naturaleza Los argumentos de una madre para llevar a sus hijos de caza

Los argumentos de una madre para llevar a sus hijos de caza

0
Compartir

Con los recientes sucesos ocurridos en Las Vegas, que ha dejado más de 50 muertos y 500 heridos, el tema del manejo de armas vuelve a ser relevante en los Estados Unidos. Un asunto que siempre ha preocupado a las personas, es el manejo de armas de fuego por parte de niños.

Dos madres en Oklahoma están en el centro de las críticas debido a que salen a cazar acompañadas de sus pequeños hijos, a quienes enseñan esta práctica. Los comentarios no se hicieron esperar en internet luego de que colgaran fotografías de las presas junto con sus hijos.

Amanda Thomas, de 33 años de edad, y Heather Del Moral, de 34, acostumbran a llevar a cazar a sus hijos Juan (a quien apodan) Papi, de 14, Isa, de 12, y Armonia, de 9. Aunque mencionan que nunca los llevan a todos juntos, pues de lo contrario no podrían mantener vigilados a todos.

También justifican que esta actividad los aleja del uso excesivo de celulares y los ayuda a estar más unidos y comunicados. Sus presas suelen ser ciervos, palomas y patos, mientras que las amigas se dedican a trabajar en el departamento de vida salvaje de Oklahoma.

Heater está casada con Juan, de 37 años, quien nunca ha mostrado interés por esta práctica pues prefiere los deportes. Su primera experiencia con la caza fue hace apenas 3 años, cuando escuchó a sus colegas hablar al respecto y les solicitó acompañarlos, quedando flechada de inmediato.

Por su parte, Amanda heredó el gusto por la caza gracias a su padre, Gary Thomas, quien empezó a llevarla a cazar cuando tenía entre 2 y 3 años de edad. Perdió el interés durante su adolescencia, pero cuando finalmente se hizo de su primera presa a los 17 años, volvió a enamorarse de la práctica.

No solamente son sus hijos quienes la acompañan de cacería, pues también tiene dos perros. Se tratan de un Labrador de nombre Jase y un Inglés Pointer llamado Dax, a quienes entrenó durante meses para poder recoger las presas derribadas.

Dicen entender el por qué de las críticas, pero al mismo tiempo piden a las personas no hablar mal de una práctica si no la conocen. En cuanto a sus hijos, mencionan que lo más importante para ellas es la seguridad.

De hecho, ellos no disparan las armas, pero sí aman correr y recoger las presas. Además, las madres les enseñan dicte el respeto a la naturaleza y anatomía, mostrándoles los órganos de los animales, que son llevados a casa para preparar carne.

También hablan con ellos para explicarles que no se trata de un videojuego y son armas reales. Agregan que no siempre regresan a casa con alguna presa, pues hay ocasiones en las que pasan todo el día fuera sin poder atrapar algún animal.

Te puede interesar: Una defensora de las armas recibe un disparo de su hijo de 4 años

Pero no son las únicas actividades extracurriculares de los niños, pues, según sus madres, aman los deportes. Finalmente, también mencionan que toda esta polémica es un asunto de discriminación.

Para Heater y Amanda, la mayoría de las críticas tienen que ver con el hecho de ser mujeres. Ellas dicen que la cacería es una actividad clasificada como “masculina”, y que es este sector el que se muestra en desacuerdo por practicarlo.

“Hemos comenzado a documentar todas nuestras historias de caza, y estamos animando a los niños a hacer lo mismo para que tengan algo que recordar. Aunque no atrapemos (una presa), la caza es siempre una aventura”. Concluyeron las madres.

En Estados Unidos, ser han presentado en los últimos años, muchos casos de masacres en las escuelas cometidos por menores. Por este motivo, es que desde hace tiempo se viene criticando que los niños tengan conocimiento sobre el uso y manejo de armas de fuego.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here