Inicio Sociedad El último deseo de una niña enferma de cáncer terminal

El último deseo de una niña enferma de cáncer terminal

A Paige le fue diagnosticado un cáncer irreversible y sus padres no podían soportar la idea de casarse sin ella presente

0
Compartir

Paige es una niña de cuatro años muy ilusionada por la boda de sus padres. Va a ser la chica de las flores y está entusiasmada… pero la vida tenía preparado un inesperado giro. De forma totalmente inesperada, a Paige le fue diagnosticado un cáncer cerebral incurable.

Parecía que la pequeña iba a pederse el gran día… pero entonces su tía, Innez Stonnell, decidió hacer realidad su último deseo. En apenas veinticuatro horas, Innez preparó una mágica boda en el hospital en el que la niña llevaba ya más de ocho semanas ingresada.

Al parecer, todo comenzó hace dos meses, cuando Paige se quejó de un fuerte dolor de cabeza. Aunque al principio no le dieron gran importancia, ante la persistencia del dolor decidieron acudir al hospital. “Ahora sabemos que se debía a un tumor”, explica Innez.

Cuando Tania Miller, la madre de la niña, habló con los médicos, estos le aseguraron que se trataba de una simple jaqueca. Meses más tarde Paige volvió al hospital para someterse a más pruebas. Según cuenta su tía, su rostro cambió y eso aumentó la preocupación de toda la familia.

Un escáner reveló que Paige tenía un tumor del tamaño de un limón y poco tiempo después fue intervenida en el Hospital Infantil Lady Cilento en Brisbane (Australia). Según Innez, no pudieron retirar toda la masa cancerígena y concluyeron que la situación era irreversible.

Pese al nefasto pronóstico, sus padres decidieron agotar todas las posibilidades apostando por un tratamiento alternativo. Por desgracia, la reacción de Paige fue horrible y su cuerpo reaccionó con vómitos. De hecho, los médicos descubrieron que el tumor incluso había crecido y que algunos fluidos y sangre habían entrado en contacto con su cerebro.

El personal del hospital trasladó a sus padres las malas noticias: a Paige solo le quedaba una semana de vida. Fue en ese momento cuando decidieron que querían casarse antes de que la pequeña les dejara. “Era algo que deseaban dese hacía mucho tiempo y no podrían soportar la idea de que Paige no estuviera allí”, cuenta Innez.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here