Inicio Tecnología Así camuflan cámaras ocultas en los apartamentos de Airbnb

Así camuflan cámaras ocultas en los apartamentos de Airbnb

0
Compartir

Airbnb es un servicio que continúa creciendo, permitiendo a las personas alquilar una habitación de sus casas o un apartamento completo a un tercero a través de una aplicación, una especie de Uber de alquiler de cuartos.

Pero, ¿es seguro es este servicio? Aunque Airbnb garantiza la mayor seguridad a los usuarios brindando los datos del arrendador, en los últimos años se han registrado desagradables casos de espionaje.

Uno de los más recientes, que se ha vuelto viral en Twitter, es el de una persona que encontró una cámara de vídeo oculta en un sensor de movimiento. La imagen fue compartida no por el afectado, sino por un colega suyo:

En las noticias de” oh, eso es una cosa ahora”, un colega mío pensó que era extraño que hubiera un solo “detector de movimiento” en su AirBNB en el dormitorio y voila, es una cámara IP conectada a la web. (Salió a las 3 de la madrugada, informó, el anfitrión está suspendido, su colega recibió el reembolso.)

Por su parte Jeff Henry, un portavoz de Airbnb, declaró que este incidente es “increíblemente raro” y que la compañía se dedica a eliminar a aquellos anfitriones permanentemente en caso de afectar a los invitados. A estos últimos se les hace un reembolso completo en caso de comprobarse la irregularidad.

Pero este caso no es el único, pues en este año se han presentado varios más. En uno, una pareja que visitó Florida encontró una cámara oculta en el detector de humo de la habitación principal. También, en Montreal, Airbnb se vio obligada a investigar y suspender a un arrendatario luego de que un invitado descubriera una cámara en la habitación.

Un caso más complicado fue el de una mujer identificada como Erin, ocurrido en Houston, Texas, a principios de este año. Fue complicado debido a las acusaciones mutuas de ambas partes, de la usuaria y del anfitrión.

Erin llegó al lugar que había rentado con Airbnb, pero, una vez en su habitación, encontró una cámara escondida. Sin saber qué hacer, habló con sus amigos, a quienes comentó que no sabía qué hacer, pues se encontraba agotada del viaje.

Decidió quedarse sin mayores problemas, hasta una hora después, cuando recibió un mensaje de Airbnb en donde el host la acusaba de haber realizado una fiesta, destruido el lugar, provocando daños y desconectado las cámaras de seguridad del lugar.

Fue cuando Erin decidió tomar acción y denunciar la falsedad de la declaración luego de que ella descubriera la cámara oculta. Por suerte, el que el anfitrión admitiera que se desconectaron cámaras le ayudó a la mujer a avanzar en la investigación.

Lamentablemente, Erin no tomó ninguna fotografía ni evidencia de que en efecto había cámaras ocultas en el lugar, lo cual hizo que el caso no fuera demasiado lejos y no recibiera reembolso alguno.

Pero, tiempo después, la compañía realizó una revisión interna del proceso completo y recibió su reembolso. Eso sí, Erin confiesa que se siente algo temerosa pues el host tiene su nombre y dirección completa, además de su número de teléfono.

Pero, comenta, ella también cuenta con los mismos datos de la persona que buscó perjudicarla, lo cual la tranquiliza un poco.

El uso de cámaras en los lugares que se rentan no es ilegal, siempre y cuando no se encuentren ocultas y se avise a los usuarios de la presencia de las mismas. Pero esta situación ha creado temor en los usuarios de la plataforma.

Por su parte, Airbnb declaró que poco puede hacer para garantizar a las personas que no serán espiadas, recomendando revisar con atención los comentarios que otros usuarios dejan sobre algún lugar antes de solicitar una habitación así como cuestionar al host sobre si existen cámaras en la propiedad y evitar toparse con sorpresas desagradables.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here