Inicio Sociedad El método definitivo para cortar cebollas sin derramar una lágrima

El método definitivo para cortar cebollas sin derramar una lágrima

0
Compartir

La cebolla es uno de los vegetales más consumidos por el ser humano y presente en casi todas las cocinas del mundo. Pero si algo tiene, es su peculiar característica que provoca que cualquiera cerca de su aroma, llore.

¿Por qué ocurre esto? La respuesta científica es bastante sencilla: el óxido de S propanotilo (a menudo llamado óxido de S tiopropano) el cual se libera en el aire al picarla. Esta sustancia se trata de un irritante que hace que los ojos lloren, pero no te preocupes, no los dañan.

Yendo más a fondo biológicamente, cuando un lacrimógeno como el de la cebolla entra en contacto con la superficie del ojo, conocida como córnea, es detectada por el sistema nervioso y desencadena una respuesta de las glándulas lacrimales (desgarro).

Entonces, en teoría, lo que habría que hacer para no llorar cuando picamos cebolla, es evitar que los ojos entren en contacto con los gases que se desprenden al picar el vegetal, tal como este joven cocinero hace con una bolsa de plástico:

Si no te agrada este método o lo consideras peligroso (por el riesgo de asfixia), también puedes probar los siguientes consejos:

Congela la cebolla

Aparentemente, el refrigerar la cebolla ayuda a que la reacción del óxido de S propanotilo sea mucho más lenta. Puedes probar a cortarla por la mitad o en trozos y refrigerarla un buen rato antes de picarla.

Remojar la cebolla en agua fría

No es tan efectivo como el método anterior pero también enfría los gases del vegetal, aunque existe el riesgo de que, mientras se pica, el cuchillo resbale y sufras un accidente, lo que volverá más tardado el proceso dándole a la cebolla tiempo suficiente de volver a calentarse y no habrá valido la pena.

Un cuchillo bien afilado

En teoría, si el cuchillo hace cortes más limpios se dañan menos las paredes celulares de la cebolla, haciendo que el desprendimiento de gases sea menor. No es un método garantizado, por lo que sigue siendo mejor el enfriar la cebolla.

El microondas

Este es un método que no funciona para nada y sólo está en la lista porque es uno de los más mencionados en Internet, así que descártalo de una vez. Lo único que provoca es que la cebolla se ablande y sea más difícil de cortar, dañando más sus células y desprendiendo más gases llorosos, además de un mal olor.

Colocar un pedazo de pan en la boca

Para muchos podría parecer tonto, pero funciona, y es que, al parecer, la consistencia porosa de este alimento logra absorber los gases antes de que lleguen a los ojos. Obviamente debes de sostenerlo con los dientes y no introducirlo todo dentro de tu boca.

Usar gafas de natación

Si estas gafas impiden que el agua entre a los ojos, deberían de detener a los gases de la cebolla, ¿no? Al parecer no es tan simple, pues estos gases todavía son capaces de introducirse por la nariz y de ahí al sistema óptico, pues ambos están conectados.

Coloca el lado cortado hacia la tabla de cortar

Sería una técnica efectiva, pues si se coloca el lado cortado hacia abajo, los gases se quedarán ahí, pero existe un detalle: siempre habrá un lado cortado de la cebolla expuesto, de lo contrario, no sería posible cortarla. Podrías probar a tratar de picar el vegetal con un solo corte hacia abajo, pero seguramente será muy difícil e incómodo.

Conclusiones

Definitivamente, la mejor forma de evitar llorar mientras se corta una cebolla es ralentizando el proceso de generación de gases, lo cual es posible mediante el proceso de enfriamiento, así que es el más recomendado junto al de la absorción a través del pan.

¿Qué otros métodos conoces para picar una cebolla sin llorar?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here