Inicio Sociedad Un estudio publica las verdaderas causas de la depresión

Un estudio publica las verdaderas causas de la depresión

0
Compartir

Johann Hari, escritor y periodista, había estado sufriendo de una fuerte depresión por lo que, durante su adolescencia, decidió ir con un médico, quien le dijo que todo esto ocurría por un desequilibrio en el cerebro, lo mismo que se les dice a otros pacientes con el mismo problema.

Desde entonces, empezó a tomar medicamentos que le ayudaran a “reparar” su cerebro, pero, a pesar de haber llegado a la dosis máxima, los síntomas seguían ahí, sintiéndose con un fuerte dolor.

Fue entonces que Hari decidió valerse de sus estudios en ciencias sociales de la Universidad de Cambridge para investigar qué es lo que realmente causa depresión y ansiedad, descubriendo, en primer lugar, que esa reacción a las drogas es normal.

Los doctores miden la depresión en la “Escala de Hamilton”, que va de 0 (un estado de éxtasis) a 59 (que termina en suicidio). Mejorar los hábitos de sueño aportan 6 puntos de bienestar, mientras que los antidepresivos, en promedio, sólo 1.8, así que no son la mejor salida a la depresión.

Hari se sorprendió al descubrir que muchos científicos líderes creen que la idea de que la depresión es causada por un cerebro “químicamente desequilibrado” está equivocada y que, de hecho, existen 9 causas que provocan la depresión y la ansiedad, solamente dos son biológicas y las otras siete están relacionadas con el entorno.

Las causas están en la infancia

Esto lo descubrió con el doctor Vincent Felitti, en San Diego California. La historia del médico se remonta a 1980, cuando era encargado de un programa de control de peso de personas que buscaban su última esperanza en él.

La mayoría de ellas no cabían siquiera por la puerta, por lo que su trabajo era muy importante. Decidió iniciar un proyecto en el cual usaron suplementos nutricionales monitoreados para hacer que las personas usaran las reservas de grasa de su cuerpo.

Te puede interesar: El consejo de Stephen Hawking para salir de la depresión

Y lo logró, los pacientes perdían peso y volvían a tener un cuerpo sano, pero, al mismo tiempo, algo ocurrió también: comenzaron a caer en una depresión crónica, pánico o rabia, incluso algunos se volvieron suicidas.

¿Por qué ocurría esto? La respuesta era simple, pues sin su bulto, se sentían vulnerables al mundo. Para comprobarlo, habló durante mucho tiempo con una paciente que bajó de 185 kilogramos a 60 en 51 semanas, quien confesó que, después de la pérdida de peso, nuevamente los chicos la invitaban a salir, pero ella salía aterrorizada de sus citas.

Al analizar su caso, encontraron que sus problemas de obesidad empezaron a los 11 años, y, al profundizar más en la causa, dijo que había empezado a comer para ser obesa, pues de esa forma, los hombres no se le acercarían, y es que, a esa edad, era violada por su abuelo.

Esto explicaba su comportamiento como adulta cuando los hombres se le acercaban, pues temía ser violada de nuevo. Al final, ella huía y volvía a comer para estar obesa, y había subido nuevamente unos 17 kilos en tan sólo un par de semanas.

La conclusión de Felitti fue que todo tipo de traumatismos infantiles nos afectan como adultos, esto después de haber hablado y estudiado a otras 183 personas del programa con problemas similares, de las cuales, el 55% había sufrido de abusos sexuales durante su infancia.

Con estos datos, lanzó un programa apoyado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades con la finalidad de comprobar su teoría, realizando un cuestionario simple a 17,000 pacientes ordinarios en San Diego, que acudían a consulta sólo para el cuidado general de la salud, desde una dolencia hasta fracturas.

Preguntó si alguna de una lista de las 10 cosas malas les había pasado cuando eras niño, como ser descuidado, o haber sido abusado emocionalmente. Luego les preguntó si tenía alguno de los 10 problemas psicológicos, como obesidad, depresión o adicción que había clasificado y comparó los resultados.

Ahí fue cuando descubrió que el trauma infantil causa un riesgo de depresión en la edad adulta, en caso de haber sufrido de niños una de las 7 categorías de eventos traumáticos que elaboró, se tenía hasta un 3 mil 100 por ciento más de posibilidades de intentar suicidarse cuando mayor y ser más de 4 mil por ciento propenso a consumir drogas inyectables siendo adultos.

Te puede interesar: Signos evidentes de depresión que mucha gente pasa por alto

Buscando solución

Volviendo con Johann Hari, tras haber escuchado la experiencia del doctor Felitti, el escritor se analizó a sí mismo y recordó que, cuando joven, su madre estaba enferma y su padre estaba en otro país, por lo que estaba indefenso al maltrato de otro adulto quien incluso llegó a estrangularlo con un cordón eléctrico, entre otros abusos.

Hari cayó en cuenta de lo que podría estar originando su depresión y ansiedad, por lo que decidió acudir con un especialista con quien habló de su infancia y, lejos de sentir vergüenza, se mostró apoyado y le brindaron amor así como ayuda para sacar todo lo que había guardado durante tantos años.

Lo mismo ocurrió con los pacientes del doctor Felitti, quienes acudieron con una autoridad confiable (psicólogos) quienes les ayudaron a no sentirse culpables y liberarse de vergüenzas. Los resultados después de esto fueron sorprendentes: el hecho de hablar de sus traumas redujo en 35% sus necesidades de atención médica el año siguiente y, quienes necesitaron terapia más extensa, fue de hasta 50% menos., demostrando también la influencia del estado emocional sobre el estado físico.

Johann Hari encontró que la depresión y la ansiedad, lejos de ser provocadas por un mal funcionamiento del cerebro, tal como muchos doctores le dicen a sus pacientes, son causadas por diversos eventos de nuestra vida, muchos de los cuales ignoramos pero sí se quedan marcados en nuestra memoria, aunque a veces traten de ocultarse.

Pero la depresión no sólo es provocada por eventos cuando niños, ya que llega a ocurrir hasta en nuestra vida adulta, todo relacionado con el entorno y la falta de control, una de las características que comparten quienes sufrieron algún trauma durante su infancia o adolescencia, pues no pudieron evitar lo que les ocurrió.

Hari menciona los siguientes ejemplos de causas que pueden provocar depresión en la vida adulta:

  • Si usted encuentra que su trabajo carece de sentido y siente que no tiene control sobre él.
  • Si usted se siente solo y siente que no puede confiar en la gente a su alrededor para que lo apoye.
  • Si usted piensa que la vida consiste en comprar cosas y ascender por la escalera.
  • Si usted piensa que su futuro será inseguro.

El periodista también se topó con evidencia científica de que, en efecto, la depresión y ansiedad no se genera en nuestros cráneos. Y si bien, existen factores biológicos reales, como los genes, que pueden volver a las personas más sensibles a las causas externas, no son los principales impulsores de la enfermedad.

Te puede interesar: Dos fotos que muestran cómo es la depresión posparto

Recomienda que, para tratar la depresión, es necesario acompañar los medicamentos con la idea de que no es una falla patológica irracional ni una falla en el cerebro. Para lidiar con la depresión, usted necesita tratar con sus causas subyacentes, esto siempre de la mano de expertos, tanto médicos como psicólogos.

Liberar tu vergüenza es sólo el comienzo, concluye Johann Hari.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here