Inicio Redes Sociales Polémica por el uso de “chalecos con peso” para calmar a niños...

Polémica por el uso de “chalecos con peso” para calmar a niños hiperactivos en las escuelas

0
Compartir

Más de 200 escuelas y guarderías de diversas poblaciones de Alemania han abierto un nuevo y polémico debate en las redes sociales del país después de que decidieran empezar el 2018 con una propuesta un tanto diferente para abordar la hiperactividad de los pequeños en las aulas.

Según lo que ha trascendido, cada vez son más los centros educativos que están comenzando a utilizar chalecos rellenos de arena con un peso de entre uno y seis kilos de peso para calmar a aquellos niños con más energía. Según han explicado pedagogos y padres en medios alemanes al hilo de la polémica, esta medida se aplicaría especialmente a aquellos pequeños con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad.

A pesar del shock inicial que nos puede suponer imaginar a uno de nuestros hiijos con este chaleco puesto, sus defensores otorgan a la prenda numerosos beneficios, afirmando que ayudan a que el comportamiento de los niños sea más relajado así como a una mejor gestión de su energía a lo largo del día. Además, los chalecos ayudan a atajar el creciente número de casos de TDA e Hiperactividad en Alemania sin tener que recurrir a fármacos u otros tratamientos psiquiátricos que a la larga pueden ser perjudiciales para el niño.

Hay que indicar, eso sí, que de momento, los chalecos se están utilizando de forma experimental en los colegios de una región de Alemania y su uso es completamente voluntario.

En la otra cara de la moneda, encontramos numerosas quejas y críticas hacia esta medida pionera. Algunos padres han mencionado en redes sociales que los chalecos pueden suponer un estigma para los niños así como desembocar en comportamientos violentos producto de no poder gestionar bien su movilidad.

Del mismo modo, los pequeños, pueden percibir la prenda como una forma de castigo físico por su “agitado” comportamiento, además, todavía no existen pruebas a largo plazo que determinen si afecta o no al crecimiento del niño.

En cualquier caso, el debate sigue abierto en Alemania, dónde incluso algunos responsables regionales ya han dado su opinión acerca del tema: de momento se muestras reticentes a su plena implantación.

Por su parte, la empresa fabricante de los chalecos, prefiere echar balones fuera, por lo que ha publicado un breve comunicado en su página web en el que afirman que los chalecos no son una solución mágica y que deben ser llevados únicamente de forma voluntaria.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here